domingo, 1 de abril de 2012

DIA 6 PERDIDO EN LA MONTAÑA [BAZA A SIERRA DE GRANADA]


Cuando te embarcas en un proyecto, sea de la índole que sea, uno debe de ser consecuente con las decisiones que ha tomado.  Antes de iniciar cualquier actividad debe de valorar los pros y contras de cada una de las decisiones y disfrutar de los acontecimientos que vayan sucediendo.  Gracias a esta mentalidad y al intento de racionalizar las sensaciones y emociones hoy ha sido un día cuanto menos “aventurero”. En el que el control racional de las sensaciones y el deseo de lograr un objetivo ha hecho que en todo momento encuentre las fuerzas suficientes para seguir pedaleando.  Cuando uno ha decidido cruzarse toda la península a la aventura sin tener una ruta prestablecida ha de ser consecuente con los acontecimientos que le puedan suceder.

Esta crónica intentará que sea el reflejo del día más duro del viaje hasta este momento donde todo empezó a las 8:00 de la mañana y hasta bien pasada las 23:00 de la noche no pare de pedalear. Una crónica marcada por la búsqueda continúa del camino correcto.

Pero todo empezó a las 7:30 de la mañana cuando Carlos me despertó para que desayunase


Tras beberme 4 vasos de leche y 2 paquetes de galletas proseguí mi camino dirección a Granada. Solo recordaba del día anterior que debía de seguir la vía de servicio de la autovía, el problema es cuando sin saberlo existen varias autovías que pasan por el pueblo. Así fue como empezó el día equivocándome una y otra vez, subiendo y bajando el pueblo, viendo como las vías de servicio desaparecían hasta que por fin y tras 45 minutos encontré la “antigua nacional” que nadie conocía.  No me extraña que nadie la conociera, quien se iba a meter atravesar montañas habiendo una autovía genial. Así que a partir de este momento seguí subiendo por caminos cada vez peor asfaltado


Cuanto peor pensaba que estaba la carretera más me podía sorprender porque aún podía empeorar un poco más:


Pero el ver paisajes como los que tenia el privilegio de ver hacían que el esfuerzo fuera un poco menos esfuerzo.


Tras más de dos horas subiendo  la Sierra de Baza, encontré un oasis de césped. Sin pensármelo ni un solo segundo en mi cabeza solo paso una idea:


Descansar! Ayer dormir unas 6 horas y ya llevaba más de 3 horas pedaleando y no había hecho otra cosa que subir montañas, buscar el camino correcto y sudar.  Así que sabiendo que tenia la presión de llegar a Granada no podía descansar en exceso.

Tras continuar pedaleando o mejor dicho subiendo!! Vi algo a lo lejos que me impacto de sobremanera! Había visto algunos picos con nieve pero esto era una animalada!



¿Dónde estaba yendo? ¿A que cotas estaba subiendo?  En el momento que vi la nieve alucine! Me entro un subidón de  saber que no tan solo llevaba ya la mitad del camino por España sino que además había ascendido hasta ver picos nevados!! Algo que si me lo hubieran preguntado el día que empezase la aventura desde mi casa yo mismo habría dicho que era una locura! Pero en el esfuerzo del día a día y tras mucho pedalear tenia a la lejanía una sierra nevada.

Por muy bonita que fuera yo solo tenía un objetivo en mente y era llegar a Granada, no sabia cuanto me quedaría para llegar pero no podía perder mucho tiempo por el camino.  El camino que en teoría iba en paralelo a la autovía ya tenia sus propios enredos. Los viaductos de la autovía para mí consistía en desviarme por la montaña unos  6 kms y  descubrir un precioso pueblo:


El camino de hoy tenia algo que al mismo tiempo que me fascinaba me avisaba que el día de hoy no seria fácil. Aquellas montañas nevadas que veía a lo lejos hacia unas horas cada vez se encontraban más cerca:


Parecía que el camino que había elegido me llevaba directamente hacia allí. Pero la vía de servicio que tantos dolores de cabeza me había dado tenia otra sorpresa para mí. Un camino de tierra que subía a un mirador


Y me demostraba que con mi bicicleta aún podía llegar un poco más lejos! Podía hasta subir montañas por caminos de tierra! Arriba del pequeño pico que subí me encontré unos operarios arreglando unas antenas.  Les pregunte si sabían algún camino hacia Granada y me comentaron que solo se podía bajar por donde había venido.


Yo me negué aceptar que no había un camino que bajara y más cuando había un desvió que continuaba ladera abajo por el otro lado. El ver marcas de coches en la tierra me aseguraba que aquel camino algún lugar me llevaría. Y la verdad que alucine!!  Baje por la montaña por un cañón


Y de golpe en el cañón vi “casascuevas”, lo último que me esperaba encontrar. Al ver un coche pasar pare a preguntarles por donde tenía que ir para llegar a Granada. Resulta que eran catalanes afincados en una cueva y tenia un cochazo! Así que como ellos me dijeron vivir en cuevas no es sinónimo de pobreza. 



Estuvimos hablando durante unos minutos y me invitaron a tomar algo, a comer si quería pero hoy tenía que llegar a Granda así que les agradecí la invitación pero continúe mi camino.

Acababa de superar un gran obstáculo del camino y proseguía mi marcha dirección Granada. Cuando pensaba que no quedarían mas de unos 30 kilómetros aún tenia por delante más de 60 kilómetros y es que había tenido que superar muchas dificultades añadidas del camino.

Volvimos a encontrar el camino más recto y era la vía de servicio de la autovía, allí seguimos haciendo kilometros y kilometros


Disfrutando de un paisaje increíble! Y es que hacia menos de 3 días estaba en el Mar Menor disfrutando del sol en una terraza!! Y ahora mirar donde me encontraba!


Continúe subiendo montañas y siempre buscando un camino alternativo


Pero cuando pensaba que ya estaba o que en el siguiente valle ya iba a ver Granada siempre había una montaña que tenia que subir!!


Cada vez había se acercaba más el atardecer y sabia que aún quedaban kilómetros para llegar a mi destino


Pero mientras fuera por vías de servicio donde prácticamente no pasaban coches con mi frontal, luces traseras, chaleco reflectante y reflectantes por todo el cuerpo no tendría problemas.

Al llegar a Diezma un pueblo a unos 20 kilómetros de Granada  preguntase por la antigua nacional, me explicaron que la antigua nacional estaba cortada y que no se podía pasar, que no había otro camino que la autovía para llegar a Granada. Sino tenia que dar un rodeo de más de 40 kilómetros. 

Si había podido llegar hasta aquí habiendo escuchado miles de veces lo mismo, sabia que encontraría un camino que me llevase hasta Granada. Así que tras hacernos una foto me dirigí hacia la antigua nacional.


La autovía iba por el valle pero la antigua nacional se subía por la montaña, dándome la posibilidad de disfrutar unas vistas increíbles! De Sierra Nevada, desde como me comento un señor desde el único punto donde se pueden observar los más de 100km de cordilleras y todos sus picos.


Fue un momento increíble que hacia que todo el esfuerzo hasta llegar allí valiese la pena!! Pero aún quedaba un buen tramo hasta llegar a Granada, así que sin entretenerme más iba haciéndome fotos encima de la bici!


Siguiendo la antigua nacional hasta que me encontré lo que me habían advertido



La carretera secundaria acababa muriendo en la nacional, busque alguna vía de servicio o camino lateral y no había absolutamente nada! Ya estaba oscureciendo y la verdad que la situación era un tanto peliaguda. Llevaba desde las 8:00 pedaleando, parando a descansar en momentos puntuales y ahora eran cerca de las 20:00 de la tarde y tras más de 12 horas pedaleando me encontraba a unos 15 kilómetros de Granada sin saber exactamente como llegar.  Habían diferentes alternativas volver a Diezma o buscar algún camino que continuase en paralelo a la autovía.

En ese momento valore todas las alternativas, observe como tenia ropa de abrigo suficiente, comida, agua y los móviles con la  batería al máximo.  Racionalice lo que podía sucederme y tras valorar los pros y contras decidí seguir hacia Granada sabiendo que la noche me pillaría de camino.


El camino se desviaba de la autovía pero mantenía un rumbo muy parecido, desde este momento estuve unas 2 horas pedaleando encima de la bici. A una velocidad ínfima y tomando las máximas de las precauciones el gps del móvil me marcaba unos 10 kilómetros con lo que seguiría andando y yendo en bici hasta que llegase.  Habían múltiples caminos y no sabia cual era el correcto así que decidía ir por el que fuera más amplio posible, así estuve durante dos horas hasta que vi una luz de una casa a lo lejos.   
Desde fuera de la casa grite para ver si alguien me escuchaba y un hombre salió a ver que sucedía. Resulto ser un anciano de 90 años que vivía solo en el bosque y su familia iba a verle los fines de semana. Le explique un poco mi historia y que quería llegar a Granada, el me invito a pasar y si quería pasar la noche podía dormir al lado de la chimenea en el saco. Así que decidí que mi día por hoy había acabado y que mañana llegaría hasta Granada.  

Tras más de 14 horas viajando dormí en el lugar menos esperado, una casa en medio de la montaña a los pies de una chimenea. 



2 comentarios:

  1. Chaval, que aventura te estás currando y como la describes.....haces que nos sintamos cerca de ti...Ayer hice el Carrilet de Girona a Olot y su vuelta, total 116Km y siete horas de pedaleo. Me acordé de ti y de lo duro que es esto....Un abrazo muy fuerte Jonas.

    ResponderEliminar
  2. Renuevo mi bendición por vos. ¡Animo amigo! Y conste que quiero saber cuando cruzas porque quiero rezar por ti para que como a Moisés y a Josué mi dios y mi señor te ayude a cruzar los mares. Es un orgullo poder conocerte nen. Mi querido nómada, nada neolítico y muy paleolítico. Un abrazo y te mando toda la energía del mundo. Tú y los niños de la futura escuela lo merecéis. Andrés el cura que fue anarquista.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Follow by Email