viernes, 1 de junio de 2012

Haciendo vida como marroquí más! TANGER


Después del primer día en Tánger y del shock que me produjo el ser uno más de ellos. Comer, dormir y seguir la vida que ellos hacían, hoy tocaba ir un paso más allá. Hoy acompañaría a mi amigo Mohamed a su puesto de trabajo para que recogiese el nuevo uniforme donde siendo vigilante de seguridad ganaba unos 220€ al mes.

Desayunamos pan típico suyo, un dulce que estaba muy bueno y todo acompañado con té.


Teníamos que andar unos 2km, coger un bus e ir a un polígono industrial. En este trayecto y ya con más tranquilidad respecto al anterior día pude hacer más fotografías. Andar por una zona obrera, como su fuese el típico barrio residencial, nada turístico,  con árabes no es algo que se hace todos los días. Mirad el barrio donde vivía:



Y en cada esquina podías encontrarte una sorpresa:


Aquí vendían pescado que el kilo valía unos 6-10 dihams entre ( 0,50€ y 1€), en uno lado vendían carne que por cierto, transportaban una vaca descuartizada en el maletero de un coche. Hice fotos y un video pero el dueño del establecimiento me pillo y me obligo a borrar las fotos y los videos.

Mirar por las calles que andaba en mi segundo día por Marruecos:


Y aquí en un bus de línea convencional que el billete valia unos 2dihams (0,20cts)


La verdad que la mañana fue extraña ya que en vez de hacer turismo. Lo único que hice fue hacer vida como si estuviese en Valencia, ir en transporte público a un polígono, esperar en una nave industrial, volver a coger un bus y comprar la comida que íbamos a comer. ¿Qué comimos?

Comimos


Comimos “fajin” de pescado, bueno no buenísimo! Eso si conlleva más de 2 horas de preparación y hay que hacerlo a fuego lento y con una vasija con una forma especial.
Aquí estamos cocinando y preparando la comida:


Y aquí están las especies una mezcla de 6-12 especies entre ellas la única que reconocía era el moruno. Pero que todas mezcladas estaban realmente deliciosas!!


La verdad que hay un par de cosas que me llamaron mucho la atención de sus costumbres respecto la comida.

- La primera es que no tenían nevera, ni despensa la compra la hacían diariamente y eso generaba que a lo largo de toda Tánger hubiera muchísimas tiendas de ultramarinos.

-Comían en una posición realmente curiosa, apoyaban una rodilla en el suelo y el otro pie apoyado en el suelo. Les pregunte porque lo hacían y comentaban que así se hacia mejor la digestión.

-No usaban platos, sino que cada uno comía de su parte del central y se ponían platos auxiliares para espinas, huesos, … .

Y por último no usábamos cubiertos, el trozo de pan que cortabas hacia de tenazas y con ello ibas cogiendo del plato principal.

Creo que pocas veces comí mejor que ese día!!! Jamás imagine que en Marruecos iba a comer asi de bueno!! 

El precio de la comida para 4 personas creo que no llego a rondar los 20 dihams (2€).
Después de comer y tras una siesta:


Y hacer los deberes:


Fuimos a unos baños árabes a ducharnos, pero no turísticos sino por necesidad ya que el baño que ellos tenían no estaba acondicionado para ser usado. No tenían agua caliente, mejor dicho casi no tenían ni agua. Ya que había una fuga y uno de los compañeros tenia que bajar abajo abrir la llave salía un chorro de agua cerrarla cuando el otro gritaba y daba la señal.

Mirad la entrada de los baños:


Lo se tiene una pinta un poco rara. Aquí esta la lista de precios:


Y aquí me tenéis esperando para ducharme en una salita de espera. Comentar que ducharse costaba unos 12 dihams (1,2€) y que cuando me vieron entrar alucinaron en colores conmigo. Ninguno entendía que hacia un europeo,  con una pinta de guiri de la ostia en esos baños públicos.

Había 8 duchas y el uso máximo que podías hacer de ellas era de 30 minutos. Tras esperar a que las cinco personas que estaban delante nuestra se ducharan nos toco ducharnos. Las duchas eran individuales y estaba totalmente prohibido desnudarse delante de nadie. Tenías que ducharte en calzoncillos y cuando uno se cambia debe de ponerse al toalla para taparse sus partes íntimas.

Tras la ducha volvimos a la casa ya que mañana volveré a juntarme con la gente de la ONGD y bajaremos hacia el Albergue para rehabilitar la escuela Bereber. 

Mañana sobre las 12:00 tendré que llegar algún punto que les venga bien a mis compañeros y rencontrarme con ellos. Si tengo que hacer un balance de estos primeros días solo en tierras árabes puedo decir una cosa: INCREIBLE!!

Es increíble la hospitalidad, la cercanía, el respeto que tienen. Todos los tópicos y prejuicios que podía tener os aseguro que han desaparecido. 

A partir de hoy podrán contarme muchas cosas pero yo he vivido como uno de ellos, me he introducido en su cultura y os aseguro que ha sido genial. Y en ningún momento ellos han visto en mi ningún interés económico, ni  me han sustraído nada ni absolutamente nada negativo. Todo lo contrario tenían ganas de conocer a un europeo para que les transmitiese o les acercase Europa igual que yo tenia ganas de conocer a gente árabe que me introdujesen en su cultura y en su día a día.

Tengo muy claro  que mi experiencia hasta este momento a sido muy positivo pero sé que es insuficiente para hacer una valoración general. Se me queda un mal estar por culpa del dolor de rodilla y no haber viajado más y saber si de verdad volveria a ser tan afortunado como he sido durante estos dos días en Tánger!!



2 comentarios:

  1. te lo dije. son buena gente y si se come estupendo, espero cumplas tu meta. andrés.

    ResponderEliminar
  2. Eres admirable. No cambies nunca. Hubiera sido una super aventura ir contigo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Follow by Email